martes, 14 de julio de 2009

Bolivia (4)

Economía
La economía boliviana se basa principalmente en la minería, la industria del petróleo y del gas natural, la industria agropecuaria, cementera y la textil.
Entre las riquezas mineras del país, las mayores se concentran en los departamentos occidentales como
Potosí, La Paz y Oruro, en las que se encuentran el estaño (4º productor mundial), plata (11º productor mundial), cobre, tungsteno, antimonio, zinc, etc. En las regiones orientales tropicales, principalmente en los departamentos de Santa Cruz y Beni, se encuentran los yacimientos más importantes de hierro (Mutún[31] ) y oro (cerro San Simon). Importantes también las gemas como la Bolivianita, Ayoreita, Anahita, Amatista y Milenium procedentes siempre de las tierras bajas tropicales.
La producción de hidrocarburos está concentrada en la faja preandina correspondientes principalmente a los departamentos de Cochabamba, Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija.
La producción de
petróleo (unos 11,25 millones de barriles en los primeros nueve meses de 2006), abastece el mercado nacional mientras que la de gas natural es exportada a Brasil y a Argentina[32] dado el escaso e ineficiente sistema de distribución domiciliaria e industrial de gas en Bolivia, en los primeros nueve meses del 2006 se produjeron unos 357,9 millones de pies cúbicos diarios de gas natural.
La producción agrícola y pecuaria ha adquirido mayor importancia en las últimas décadas principalmente en las regiones orientales tropicales.
La agricultura andina queda fundamentalmente relacionada con el autoconsumo o el abastecimiento interno. En las regiones andinas se produce principalmente:
maíz, trigo, papa y otros tubérculos, cebada, quinua, hortalizas, etc. La cría de ganado bovino es reducida, la cría de ganado autóctono es mayor, constituida por camélidos como es el caso de la (alpaca) de la cual se extrae lana para la fabricación textil, por las cualidades de finura y resistencia de su fibra.
Las regiones orientales tropicales son las áreas de la expansión agrícola boliviana. Actualmente el rubro agroindustrial ha adquirido gran importancia en la economía nacional. Para el consumo interno así como para la exportación se produce: arroz,
soya el octavo productor mundial con 1,7 millones de toneladas, sorgo, caña de azúcar, girasol, tabaco, maíz, yuca, cacao, café,[33] coca, etc. Los productos agroindustriales, aun generando grandes dividendos, han provocados graves daños a los ecosistemas, principalmente a los bosques tropicales.
En lo pecuario la cría de ganado bovino y porcino, así como la de animales menores, tiene gran importancia económica. Bolivia es el tercer productor de hoja de
coca[34] del mundo, la que es ancestralmente usada de manera tradicional, ritual y medicinal, aunque una parte de la producción es usada ilegalmente para la fabricación de cocaína.

Exportaciones
Brasil
44,2 %
Brasil
21.9 %
Corea del Sur
11,8 %
Argentina
16.7 %
Estados Unidos
6,9 %
Estados Unidos
13.8 %
Argentina
5,8 %
Chile
6.9 %
Perú
5,7 %
Perú
6.5 %
Otros
25,6 %
Otros
34.2 %

Edificio de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) una Institución empresarial líder de Bolivia
Las
exportaciones de Bolivia sumaron en el 2008 la cifra récord de 6.836 millones de dólares, 2.043,72 millones de doláres más, un 42,64 por ciento más que en el año anterior (2007), impulsadas por los altos precios de sus productos principales, hidrocarburos y minerales.
Hidrocarburos y minerales representaron casi tres cuartas partes (72,4 por ciento) de las ventas bolivianas al extranjero en el 2008.El sector petrolero siguió dependiendo casi exclusivamente de las ventas de gas natural, que fueron de 2.851 millones de dólares a
Brasil, el principal socio comercial del país altiplánico, y 281 millones de dólares a Argentina.
A esto se sumaron pequeñas ventas spot de derivados, en una industria petrolera nacionalizada que totalizó exportaciones por 3.433 millones de dólares.
La minería boliviana, con exportaciones totales de 1.517 millones de dólares, tuvo su principal mercado en
Corea del Sur, que compró zinc, plata y plomo por 813 millones de dólares, saltando del séptimo al segundo lugar en la lista de socios comerciales bolivianos. Luego de Brasil y Corea del Sur, los principales compradores de productos bolivianos en el 2008 fueron, en orden descendente: Estados Unidos, Argentina, Perú, Venezuela, Japón, Colombia, Suiza y Bélgica.
La pequeña economía boliviana registró así su séptimo año consecutivo de crecimiento de exportaciones desde una caída en el
2001, cuando llegaron a sólo 1.226 millones de dólares.
El saldo comercial del año 2008 registra un superávit de 1.966 millones de dólares, monto superior en 28,60 por ciento al registrado el 2007, que totalizó 1.403 millones.
Las ventas del país a mercados externos sumaron poco más de 6.952 millones de dólares, monto superior en 2.092 millones al registrado el 2007, cuando sumó 4.860 millones, lo que da como resultado un incremento de 43 por ciento.
En tanto que las compras del país aumentaron en 44,25 por ciento entre el 2007 y 2008, de 3.457 a 4.986 millones de dólares. Lo que representa un incremento de 1.529 millones.
Las
exportaciones de Bolivia en el 2006 crecieron un 43,88 por ciento respecto al año precedente y alcanzaron un valor récord de 4.069 millones de dólares y las importaciones de 2.809 millones de dólares, según Instituto Nacional de Estadística de Bolivia (INE).
El crecimiento global frente a la cifra del
2005, año en el que las ventas de Bolivia al exterior sumaron 2.868 millones de dólares, se explica por el incremento en el sector de la minería en 126 %, de los hidrocarburos en 43,4 por ciento y de la manufactura en 17,2 por ciento. La exportación de gas y petróleo en 2006 supuso para el país un total de 2.059 millones de dólares; la de manufacturas, 1.108 millones; de minerales 792 millones y la de productos de ganadería y agrícolas 159 millones de dólares.
Según el reporte oficial, los envíos de
gas natural a Brasil y Argentina produjeron ingresos por 1.391 millones de dólares y por 280 millones, respectivamente, durante la gestión 2006. La exportación de soja o productos derivados a Venezuela generó 175 millones de dólares; a Colombia, 114 millones y a Perú, 39 millones.
Brasil sigue siendo el principal destino de las exportaciones bolivianas con un valor de 1.562 millones de dólares, seguido de Japón, 378 millones; Argentina, 371 millones; Estados Unidos, 355 millones, Perú, 232 millones y Suiza 210 millones.
Por bloques económicos, la venta de mercancías desde Bolivia al
Mercosur se situó en 2.158 millones de dólares; al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta) en 424 millones de dólares y a la Comunidad Andina (CAN) en 397 millones.

Importaciones
Banco Central de Bolivia
Las importaciones en términos CIF totalizaron en 2.809 millones de dólares, monto mayor en 20,3% con relación a la gestión pasada, según el Instituto Nacional de Estadística de Bolivia (INE).
Se registraron aumentos en las importaciones de bienes intermedios (14,2%), de capital (29,5%) y consumo (26,1%) El incremento en las compras de bienes intermedios se originó en la adquisición de insumos con destino a la industria y construcción, que se asocia a mayores niveles de actividad económica en estos sectores.
Asimismo, la importación de combustibles (
diésel, queroseno y lubricantes) se incrementó en la gestión dada la necesidad de abastecer el mercado interno sobre todo el destinado al sector agroindustrial.
La mayor importación de bienes de capital estuvo relacionada al dinamismo de la industria nacional, aunque también destacó la importación de equipo de transporte.
Finalmente, el aumento en la importación de bienes de consumo se originó en mayores importaciones de bienes duraderos. Consecuencia del entorno internacional favorable, los términos de intercambio mejoraron en 21,9%, resultado del significativo aumento en los precios de las exportaciones respecto a los de importaciones.

Reservas internacionales
Las reservas internacionales netas de Bolivia alcanzan los 6.100 millones de dólares (3.951 millones de euros) en los primeros meses de 2008, lo que supone un hito histórico, también supone una variación con respecto a 2007 de 2.692 millones de dólares (1.744 millones de euros), en los primeros meses de este año, según datos del Banco Central de Bolivia (BCB) Las reservas en 2005 alcanzaron los 1.714 millones de dólares (1.288,5 millones de euros) y en 2004 se quedaron en 1.123 millones de dólares (844,2 millones de euros). Esta evaluación positiva en las reservas netas indican que Bolivia asciende notablemente en la calificación crediticia en el panorama internacional.

Transportes y comunicaciones
El territorio de Bolivia está comunicado por varios medios de transporte:
El Aéreo con más de catorce aeropuertos internacionales como el de Santa Cruz, llamado
Viru Viru Internacional el más importante del país, el Aeropuerto Internacional Jorge Wilstermann de Cochabamba, y el Aeropuerto Internacional El Alto de La Paz, además de los 1.072 aeropuertos situados en las localidades más importantes del país.
El fluvial con más de 14.000
km de ríos navegables y una serie de puertos marítimos situados en los diversos países con los que tiene convenios de navegación, como Perú y Chile en el Océano Pacífico, y Argentina, Brasil y Paraguay con la hidrovía Paraguay-Paraná con salida al Océano Atlántico.
El terrestre con más de 49.900
km de carreteras y alrededor de 4.600 km pavimentados formada por varías rutas nacionales, el resto de carreteras es de grava o tierra. Además cuenta con un ramal de la carretera panamericana que cruza todo el altiplano conectándose así con los países limítrofes. Cuenta asimismo con un sistema ferroviario dividido en dos redes: la Red Oriental con 1.222 km, que se conecta con Brasil y Argentina y la Red Occidental con 2.318 km de longitud, que une al país con Perú y Chile.

Energía
Bolivia dispone de variedad de fuentes energéticas como la hidráulica, de la cual exporta a países vecinos como Perú, Brasil y próximamente Chile. Existen también instalaciones de captación de energía solar y eólica, aunque en menor medida que la primera.
El país cuenta con la segunda mayor cuenca de
gas natural libre del mundo, después de Venezuela, con un total de 49,7 trillones de pies cúbicos a finales del año 2005, con 26,7 probados y 22 probables, valoradas en unos 150.000 millones de dólares.
Bolivia produce hasta 35 millones de
metros cúbicos diarios de gas, que exporta casi totalmente a Brasil y a Argentina, y se ha comprometido ya a bombear a partir del 2010 otros 20 millones de metros cúbicos al mercado argentino.
Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) tiene prevista también una provisión de al menos ocho millones de metros cúbicos de gas para el complejo siderúrgico El Mutún, en el extremo sudoriental del país, al tiempo que procura abrir los mercados de Paraguay y Uruguay.
Se estima que el relevamiento en los próximos años aumentará las disponibilidades a aproximadamente 200 o 300 trillones de pies cúbicos, lo que ubicará al país en el primer lugar, con la ventaja adicional de que el gas boliviano está libre de líquidos.
[35]
La actividad gasífera es la principal fuente de divisas en la economía boliviana, ya que se exporta principalmente a la Argentina y Brasil, teniendo con este último un contrato de venta por 30 millones de pies cúbicos diarios durante 20 años; además de esto Bolivia posee el mayor yacimiento de litio de todo el mundo, situado en el Salar de Uyuni, la mayor planicie de sal del planeta.

Turismo
El turismo se concentra principalemte en La Paz, con el 46.5%; Santa Cruz 28.3% y Cochabamba 8%, que suman el 82.2% del turismo receptivo internacional. En tanto que turismo interno estuvo dirigido a Santa Cruz con 28.7%; La Paz 23.6% y Cochabamba 15.4% que sumaron el 67.9 del total de los desplazamientos de los bolivianos en el país.
Para el cierre de la gestión
2006, se esperaba la llegada a Bolivia de más de 500 mil visitantes extranjeros. Ya son cientos de miles los bolivianos que trabajan en empleos directa o indirectamente relacionados con el turismo: hoteles, hosterías, restaurantes, centros de diversión nocturnos, transportes de pasajeros, aerolíneas, confección de souvenires, etc. El potencial turístico del país es tal, que los expertos afirman que podría competir con Brasil. Pero persisten, sin embargo, dos problemas que impiden un desarrollo integral de la actividad:
Intranquilidad política: la convulsión interna de los últimos años, con numerosos muertos, ha perjudicado la imagen del país en el exterior
Comunicaciones terrestres deficientes: salvo las carreteras que unen las tres principales ciudades, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, la red de caminos de Bolivia deja mucho que desear.
Atractivos turísticos

Misiones jesuíticas de Bolivia
Aunque a Bolivia se la conoce internacionalmente como el país del Altiplano y su nombre se asocia con montañas y paisajes desérticos, más de la mitad de su superifice pertenece a la región de los Llanos orientales, de clima tropical y exuberante vegetación. El extenso territorio del país está dotado de grandes atractivos turísticos, tanto históricos como naturales.
El
departamento de La Paz se destaca como el centro favorito de los turistas extranjeros. Son atraídos por una región llena de montañas, algunas relativamente fáciles de escalar como el Huayna Potosí, cercano a la ciudad de La Paz.
Las ruinas de
Tiwanaku son, después de Machu Picchu, las más importantes de América del Sur. El Parque Nacional Madidi*[36] es considerado por la National Geographic como uno de los lugares imprescidibles de visitar en el mundo ya que es una de las regiones más ricas en biodiversidad. El Lago Titicaca*, a menudo llamado el lago que deseó ser mar, es el más alto lago navegable del mundo y cuna legendaria del Imperio Inca, así como innumerables sitios a conocer por el turista.
El
Parque Nacional Noel Kempff Mercado*, localizado en el departamento de Santa Cruz, fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco. La impresionante belleza del paisaje, así como la variada y abundante vida animal y el interés botánico que encierran, han convertido a este paraje en uno de los centros turísticos más importantes y bellos del país. Cuenta, además, con las misiones jesuíticas más importantes de Bolivia y quizás de América, ya que aún se encuentran activas,[37] a diferencia de las de Argentina, Brasil o Paraguay, que están en ruinas.[38]
El Cerro Rico en el departamento de Potosí, fue en su época la veta de plata más importante del planeta. La Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad a este cerro y a la ciudad de Potosí, por su contribución al mundo, además de ser una de las ciudades con más construcciones de estilo colonial, tales como la Casa de la Moneda, de la cual salían toda las monedas de plata hacia Europa y el mundo.
El
Salar de Uyuni*, a menudo descripto como un mar hecho de sal,[39] la mayor planicie de sal de la tierra, y lagunas de colores como Colorada y Verde, en el sur de este departamento también son de gran importancia turística.
(*) Lugares nominados por el
Viceministerio de Turismo de Bolivia para la elección de las Siete maravillas naturales del mundo[40]
Montañismo Cuenta con alrededor de mil cimas a más de 5.000 msnm, de las que al menos doce superan los 6.000 msnm; repartidas en cuatro cordilleras:
La Real, el área principal para la práctica de los deportes de montañas
La de Apolobamba, en el noroeste
Quimsa Cruz, hacia el sureste
La cordillera volcánica Occidental, cerca de la frontera con Chile.
La pista de sky de Chacaltaya es la más alta del mundo.
Trekking Bolivia cuenta con excelentes y numeroso caminos y algunos de ellos del tiempo de los incas. La mayor parte de las rutas más populares comienzan en los alrededores de La Paz, cruzan la Cordillera Real y acaban en la región subtropical de Los Yungas, pero existen infinidad de posibilidades en el resto del país. Los sendores más populares y comendados son los denominados Choro, Takesi, Yunga Cruz, Mapiri, Camino de Oro, Circuito Illampu y Apolobamba.
Sitios bolivianos nominados para las Nuevas siete maravillas naturales del mundo
Lago Titicaca
Parque Nacional Madidi
P.N. Noel Kempff Mercado
Parque Nacional Torotoro
Laguna Colorada
Salar de Uyuni

Población

Según el Instituto Nacional de Estadística de Bolivia, los habitantes empadronados en el último censo del año 2001 eran 8.274.325 habitantes, de los cuales 4.123.850 son hombres y 4.150.475 son mujeres, sin embargo en la actualidad llegan a los aproximadamente 9.827.522 habitantes (2007)
En los últimos cincuenta años la población boliviana se ha triplicado alcanzando la tasa anual de crecimiento de 2,25%. El incremento de la población en los periodos intercensales
1950-1976 y 1976-1992. La tasa anual de crecimiento para el primer periodo ha intercensal fue de 2,05% entre 1976-1992, mientras que el crecimiento al último censo de 2001 alcanzo a 2,74% anual.
La mayor parte de la población del país se concentra en los departamento de
La Paz, Santa Cruz y Cochabamba, que reúnen más del 70% de la población boliviana. En la región del altiplano, los departamentos de La Paz y Potosí concentran la mayor proporción de población. En los valles los departamentos de Cochabamba y Chuquisaca tienen la mayor proporción de población y en los llanos esto ocurre con los departamentos de Santa Cruz y Beni. Nacionalmente la densidad poblacional es de 8,49, con variaciones entre los 0,8 en Pando y 26,2 en Cochabamba. Con el crecimiento poblacional la densidad también ha ido creciendo en cada periodo.
La mayor concentración de población se presenta en el llamado "eje central" del país y en el área de los llanos. Bolivia se caracteriza por tener una población joven. Según el
censo 2001 el 54% de los habitantes tiene entre 15 y 59 años, el 39% tiene menos de 15 años y de ellos la tercera parte son menores de 5 años. Casi el 60% de la población es menor a 25 años, los adolescentes (10-20 años) representan el 23% y las mujeres en edad fértil (15-49 años) son casi la mitad del total de mujeres en el país.
La población mayor de 60 años sobrepasa ya el 7%, grupo que ha experimentado un notable incremento proporcional en los últimos años, especialmente en las principales ciudades del país. La estructura poblacional entre los últimos dos censos realizados, muestra un estrechamiento de la base de las pirámides poblacionales, lo que refleja una disminución de la natalidad entre los dos periodos censales.
A pesar del estrechamiento a nivel nacional de la base de la pirámide poblacional, al interior de los departamento aun se mantiene una alta natalidad, lo que se observa en las pirámides departamentales. La alta fecundidad se manifieste más claramente en los departamentos de Pando, Beni y Potosí; y por el contrario se aprecia una contracción más notable en los departamentos de La Paz y Oruro; y es menos pronunciada en Cochabamba y Santa Cruz.
Por periodos, entre
1950-1976 los tres departamentos de mayor crecimiento poblacional fueron Santa Cruz, Tarija y Pando; y los de menor crecimiento fueron Potosí, Chuquisaca y Cochabamba. En el periodo inter censal 1976-1992 los departamentos de mayor crecimiento poblacional fueron Santa Cruz, Beni y Tarija y los de menor crecimiento fueron Potosí, Oruro y Pando. En este periodo, Potosí tuvo la tasa más baja de crecimiento llegando incluso a ser negativa (-8%).
Finalmente en el periodo
1992-2001, los tres departamentos de mayor crecimiento poblacional fueron nuevamente Santa Cruz (4,3%), Pando (3,48%) y Tarija (3,18%). Los de menor crecimiento fueron Oruro, Beni y Potosí
La tendecia de la distribución en los últimos 50 años demuestra que en los departamentos de, Oruro, Potosí, Chuquisaca la población va disminuyendo proporcionalmente en comparación a los departamentos de Santa Cruz, Tarija y Cochabamba (algo), donde esta aumenta. En el departamento de Pando se ha mantenido constante la proporción de población respecto de los otros departamentos (0,7%) de la población total del país.
La tasa de crecimiento de la población estimada en el 2002 fue del 1,69%; la de
natalidad de 26,41 por cada mil habitantes; y la tasa de mortalidad del 8,05 también por cada mil habitantes. La mortalidad infantil estimada es del 57,52 por cada mil nacidos vivos, y la expectativa de vida es de 62 y 67 años para los hombres y las mujeres respectivamente.
De éstos, 5.165.882 viven en
áreas urbanas principalmente en las ciudades de La Paz con 1.230.340 hab. (2007), El Alto con 750.000 hab. (2005), Santa Cruz con 1.211.390 hab. (2006), y Cochabamba con 700.000 hab. (2005) y 3.108.443 de habitantes, en áreas rurales. Respecto a 1992, la población de Bolivia aumentó en 1.471.036 habitantes en el área urbana y en 382.497 personas en el área rural. La tasa goblal de natalidad para Bolivia es de casi 4 hijos por mujer; la que se considera ala consecuente con el perfil de fertilidad de su población, caracterizada por una importante proporción de mujeres en edad fértil. Aunque se ha producido una reducción de la TGF (Tasa General de Fecundidad) en el país entre 1990 y 2005, esta aún se encuentra por encima del promedio latinoamericano. Sin embargo esto debe compararse con la densidad poblacional que es una de las más bajas del continente.
En general la
TGF para toda la población, según la última ENDSA 2003, indica un descenso de casi medio hijo por mujer si se compara con la encuenta de 1998 de 3,8 hijos por mujer frente a los 4,2 respectivamente. Los departamentos que tienen las tasas globales de fecundidad más altas del país son Potosí, Chuquisaca, Beni y Pando; los que tienen una tasa similar al promedio nacional son La Paz, Cochabamba y Oruro y los que tienen tasas menores al promedio son Santa Cruz y Tarija, este último departamento con la tasa más baja de 3,1 hijos por mujer.
El descenso de la fecundidad entre los dos periodos se produce a expensas del área rural donde la disminución es de casi un hijo, mientras que en el área urbana se mantiene igual. De acuerdo con la ENDSA 2003 se observan pocas diferencias entre regiones, pero si son notablesa nivel departamental, por nivel de
educación y según el grado de pobreza.
Por departamento la mayor reducción se observa en
Tarija, pero también ha sido importante en Beni, Pando y Santa Cruz. Entre 1994 y 2003 los departamentos con más rápido descenso en la TGF son Tarija (34%), Santa Cruz (26%), y Beni y Pando (25%), y los que han tenido un descenso lento son Potosí (4%), La Paz (15%) y Oruro (16%). En igual periodo el descenso medio latinoamericano fue de alrededor del 17%. Por municipios los niveles más altos se registraron en Acasio (Potosí), Gutiérrez (Santa Cruz), Filadelfia, Puerto Rico y San Pedro en Pando, todos con más de 8 hijos por mujer.
La TGF en mujeres sin instrucción llega a casi 7 hijos por mujer, mientras que en mujeres con nivel de instrucción media o más alcanza solo a 2.1 hijos por mujer. Con los actuales niveles de fecundidad las mujeres sin educación tendrían más de tres veces la cantidad de hijos que una mujer con educación superior, una brecha de casi 5 hijos.
Asimismo las mujeres que viven en el área rural tienen en promedio 5,5 hijos por mujer frente a un promedio de 3,1 hijos por mujer que reside en área urbana. Por otro lado las mujeres que viven en municipios más pobres tienen alrededor de 5 hijos comparados con las que viven en capitales departamentales que tienen menos de tres. A pesar de estas diferencias entre los grupos, este factor indicador ha tenido una disminución progresiva en los últimos 20 años.
La tasa bruta de
natalidad que expresa el número de nacimientos que en promedio ocurren anualmente por cada 1.000 habitantes, también muestra un descenso para el año 2003, bajando ligeramente de 30 en 1998 a 28 en la última encuesta. Este indicador es más alto en el área rural que en la urbana de 32 frente a los 26.
La expectativa de vida es de 62 y 67
años para los hombres y las mujeres respectivamente.
Los datos de
mortalidad del país son escasos y deficientes, por lo que se realizan estimacionoes a partir de datos disponibles y con alto subregistro. Para el periodo 1995-2000, la tasa bruta de mortalidad se estimó en 9 muertes por mil habitantes y la esperanza de vida al nacer en 61,4 años. Se consideraba entonces que el subregistro de mortalidad general alcanza el 63%.
Un estudio de mortalidad realizado en
2000, señala que las principales causas de mortalidad son: enfermedades del sistema circulatorio 30% de las defunciones, enfermedades transmisibles 12% y las causas externas 10,7%. El 10,8% de las defunciones fueron clasificadas con signos y síntomas más definidos. Para el periodo 2000-2005 la tasa estimada fue de 8,2 muertes por mil habitantes, que se aproxima al promedio latinoamericano, 7,7 muertes por cada mil habitantes. En el país las tasas más altas de mortalidad se registran en los departamentos de Oruro y Potosí y las bajas se reportan en Tarija y Santa Cruz, los restantes departamentos se encuentran al promedio nacional.
Una revisión de los registros de muerte entre
1995 y 2001 indica que en el país se reportan aproximadamente 23.800 muertes anuales, con un subregistro estimado de 66%. El 60% de las defunciones se registra en el área urbana y 53% del total de los fallecidos son hombres, pero en el área rural las defunciones de mujeres sobrepasan a las de los hombres. Por otro lado la calidad del registro impide hacer un análisis adecuado de las principales causas de muerte. Proporcionalmente las causas mal definidas representan más del 50%; luego aparecen como grupo principales causas, las enfermedades transmisibles (17%), las causas externas (8%) y las afecciones circulatorias (7%) como las defunciones más reportadas.
Ciudades bolivianas por población
Puesto
Nombre
Departamento
Población
Puesto
Nombre
Departamento
Población
verdiscusióneditar
Santa Cruz de la SierraLa PazCochabamba
1
Santa Cruz de la Sierra
Santa Cruz
1.451.597
11
Quillacollo
Cochabamba
92.747
2
El Alto
La Paz
858.932
12
Montero
Santa Cruz
91.952
3
La Paz
La Paz
835.186
13
Trinidad
Beni
87.977
4
Cochabamba
Cochabamba
595.226
14
Riberalta
Beni
80.422
5
Sucre
Chuquisaca
256.225
15
Tiquipaya
Cochabamba
62.940
6
Oruro
Oruro
216.702
16
La Guardia
Santa Cruz
49.921
7
Tarija
Tarija
176.787
17
Warnes
Santa Cruz
47.406
8
Potosí
Potosí
150.647
18
Cotoca
Santa Cruz
45.277
9
Sacaba
Cochabamba
134.518
19
Guayaramerín
Beni
35.767
10
Yacuíba
Tarija
95.594
20
Cobija
Pando
34.498
Población proyectada para el año
2007 según el INE

Educación
Niveles del Sistema Educativo Boliviano

Educación Preescolar
Educación Primaria
Educación Secundaria
Educación Superior
La población escolar inicial boliviana es de aproximadamente 200.000 habitantes en el periodo 2005. En el sector primario, existe una población escolar de 1.600.000 aproximadamente para el mismo periodo mientras que los jóvenes escolarizados en nivel secundario llegan a los 400.000 habitantes.
La cobertura del Sistema Educativo alcanza a cerca del 85% de la población y la mayoría se encuentra en establecimientos fiscales 2.100.000 habitantes, demostrando que la demanda por servicios públicos en el campo educativo es muy grande.
La permanencia de la población escolarizable (6 a 19), muestra que el 92% de la población que declaró tener nivel básico continúa estudiando y representan el 65% de los asistentes. Al analizar las razones de inasistencia de la población escolarizable por sexo, se concluye que las mujeres son las que menos asisten al sistema escolar en relación a la población masculina. La principal razón por inasistencia tanto de niños como de niñas es la necesidad de trabajar. En el área rural, la inexstencia de oferta educativa pertinente es motivo de inasistencia. Por ejemplo, la escasez de escuelas con más de tercer grado de primaria. La ausencia de secundaria en el área rural es particularmente notoria y por tanto motivo por el cual quienes no pueden migrar a zonas urbanas para asistir a secundaria, abandonan el sistema escolar.
La tasa de analfabetismo para el 2005 era del 12% de la población boliviana. el cual ha descendido en los últimos años gracias a los programas de alfabetización del gobierno boliviano.
El 12 de diciembre de 2008, el gobierno nacional anunció la culminación de un programa de alfabetización por el cual desde 2006 se alfabetizaron 820.000 personas en todo el país, en su mayoría campesinos e indígenas.
[41]
La organización educativa esta constituida por niveles y modalidades de acuerdo a las bases, fines y objetivos de la educación. Esta organización tiene como fundamento el desarrollo biopsicosocial de los alumnos y las características de cada región del país.
Los niveles del Sistema Educativo son graduales, conforme al propio proceso educativo, con objetivos propios y en función de los diferentes estados de desarrollo de los alumnos. Queda una tarea pendiente aun que es la del cambio en la estructura educativa en lo que se refiere a un nuevo plan maestro que direccione esta tarea. el debate sobre la denominada ley Avelino Siñani que reformaria de gran manera el sistema educativo nacional no se inicio aun y es que enfrenta diversos grupos de oposicion entre ellos los mismos maestros que se quejan que no fueron consultados para la elaboracion de esta norma educativa. estan tambien los adminsitradores de la Universidad que son llamados a cambiar su forma de enseñanza y preparacion de los profesionales la cual entro en contradicción al verse los numeros de sus estadisticas, es decir hay un desbalance entre los estudiantes que entran y los egresados al final de los 5 años de estudio.
Estadísticas educativas

Etnografía
Composición étnica de Bolivia

Amerindio
55%
Mestizo
35%
Blanco
7%
Otros
2,5
%
La composición etno-racial de la población boliviana comprende de una gran diversidad de culturas y orígenes étnicos, entre los cuales se pueden mencionar:
El grupo
amerindio, de origen pre-incaico e incaico, aymara y quechua-hablante; y las comunidades indígenas del norte y este boliviano, principalmente guaraníes y mojeños. Los primeros habitando principalmente en el occidente de país, en los departamentos de La Paz, Potosí, Oruro, Chuquisaca y Cochabamba; y los segundos principalmente en los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija. Es necesario considerar que, producto de los flujos migratorios internos ocurridos en las décadas pasadas y recientes, se encuentran importantes "bolsones" de población con ascendencia quechua o aymara en zonas rurales (colonos) y ciudades importantes (Santa Cruz de la Sierra) de los departamentos amazónicos y chaqueños.
La mayoría de los
amerindios han asimilado la cultura mestiza, diversificando y expandiendo sus raíces ancestrales. Consecuentemente, la cultura popular de la Bolivia contemporánea es una mezcla de culturas, que une aspectos de origen hispano con lo amerindio.
Otro importante componente de la población boliviana la componen los
mestizos, mezcla de amerindios y europeos, que están repartidos por todo el país. Un menor porcentaje de blancos — criollos y europeos recientes — se encuentran concentrados principalmente en las grandes ciudades como Santa Cruz, Tarija, Cochabamba, y Sucre, aunque se puede afirmar que en todo el territorio existe presencia de inmigrantes y descendientes de inmigrantes.
Existe una pequeña minoría de 22.000
afroamericanos, llamados afrobolivianos. Estos son descendientes de africanos llevados al país en calidad de esclavos durante la colonia. Viven en el departamento de La Paz, principalmente en las provincias de Nor Yungas y Sud Yungas.
Bolivia también cuenta con una minúscula minoría de inmigrantes del Extremo y Medio Oriente, principalmente
libaneses; japoneses, unos 14.000; chinos, unos 4.600; y coreanos. En el departamento de Santa Cruz se destacan los miembros de colonias menonitas, unos 55.000 habitantes que viven dedicados principalmente a la agricultura. Otros europeos incluyen ciudadanos de Alemania, Francia, Italia y Portugal. También hay un pequeño número de inmigrantes de otros países latinoamericanos, como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, Paraguay, Perú, Puerto Rico, México, Venezuela, entre otros. Todas estas minorías se encuentran repartidas en menor o mayor grado en todo el país.

Grupos étnicos
Principales pueblos indígenas de Bolivia

Grupo
Población
Quechua
1.558.277
Aymara
1.098.317
Chiquitano
184.288
Guaraní
133.393
Moxeño
76.073
Movima
5.162
Guarayo
9.863
Chiman
4.528
Tacana
3.056
Los grupos étnicos en Bolivia se dividen en dos principales ramas, el grupo Andino asentada en mayor parte en las regiones altiplanicas y valles del país; y el grupo de las regiones cálidas, otras étnicas con características propias, también forman parte de los antecedentes histórico-culturales de Bolivia. Entre ellas se destacan en los valles, los Yampara o Ampara y los Mojocoyas; y en la zona oriental, los
Chiriguanos, Guarayos, Moxeños, Chapacuras, Itonomas, Movimas, Paraguas, etc.
Los pueblos andinos se agrupan arrededor de dos grandes grupos humanos:
Aymara y Quechua:
La etnia Aymara: Ocupa, fundamentalmente la alta meseta de los departamentos de
La Paz, Oruro y Potosí y algunas cabeceras de los llanos tropicales.
La etnia Quechua: Se desarrolla principalmente en los valles de
Cochabamba y Chuquisaca, sin embargo también ocupa varias zonas cordelleranas de Potosí y Oruro. Existen enclaves quechuas en las provincias de Inquisivi, Camacho y Muñecas del departamento de La Paz. Pertenecen a la nación quechua de los Tarabucos (provincia Yamparaes del departamento de Chuquisaca), los Ucumaris (Provincias Chayantas y Bustillos del departamento de Potosí), los Calchas, Chaquies, Yralipes, Tirinas, etc.
Las regiones cálidas al nororiente de la cordillera central y las regiones del sudeste (
Gran Chaco) se dividen:
Grupo Tacana: Formado por: Lecos, Chimanes, Araonas y Maropas.
Grupo Pano: Formado por: Chacobos, Caripunas, Sinabos, Capuibos y los Guacanaguas o Guarayos (un grupo étnico diferente a los Guarayos del departamento de Santa Cruz).
Grupo Aruaco: Formado por: Apolistas, Baures, Moxos, Cambas, Movimas, Cayabayas, Carabecas, Paiconecas o Paucanacas.
Grupo Chapacura: Formado por: Iténez o Moré, Chapacuras, Sansinonianos, Canichanas, Itonamas, Yuracarés, Guatoses y Chiquitos o Chiquitanos.
Grupo Guaraní: Formado por: Guarayos, Pausernas, Sirionós,
Chiriguanos, Matacos, Chulipis y Taipetes.
Grupo Botocudo: Formado por: Bororos y Otuquis.

Idiomas
Distribución geográfica de la lenguas nativas de Bolivia
Bolivia es un país rico en variedad lingüística. Los idiomas más utilizados son:
El español, traído por los
conquistadores españoles, que es hablado por un 90% de los habitantes, como lengua madre y en muchos casos como segunda lengua. Es el idioma oficial de facto de Bolivia, en el que están escritos todos los documentos legales, incluyendo la Constitución Política del Estado, el que utilizan los principales medios de comunicación y con el que se realizan la mayor parte de las actividades comerciales dentro del país.
La Constitución Política del Estado reconoce a Bolivia como un país
multiétnico y pluricultural. Por esto, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de Ley por el cual se eleva a rango de ley el Decreto Supremo 25894 el día 12 de diciembre de 2006.[42] Esta ley eleva a rango de idioma oficial muchos idiomas indígenas hablados en diversos sectores del país:
El
quechua (traído por los incas) hablado principalmente en los departamentos de Cochabamba, Chuquisaca y Potosí.
El
aymara, anterior a la civilización inca, el cual es hablado principalmente en los departamentos de La Paz y Oruro.
En el norte y este del país,
Santa Cruz o Beni, se habla el guaraní y moxeño, respectivamente, además de otra docena de idiomas nativos.
Además, otros 36 idiomas podrían ser reconocidos como idiomas oficiales en este contexto: baure, besiro, canichama, cavineño, cayubaba, chácobo, chimán, ese ejja, guarasuwe, guarayu, itonoma, leco, machineri, mojeño, trinitario, mojeño ignaciano, more mostén, movida, pacawara, reyesano, sirionó, tacana, tapiete, toromona, uru chipaya, weenhayek, yaminawa, auki y yuracaré.
[43]
Además de los idiomas antes mencionados existirían en el territorio boliviano por lo menos 52 lenguas nativas y extranjeras y 127 dialectos de ellas.

Religión
Cristo de la Concordia el monumento de Cristo más grande de Sudamérica en la ciudad de Cochabamba

Representación del Ekeko en la feria de Alasitas 2008, en La Paz
El artículo cuarto de la
Constitución Política del Estado respeta y garantiza la libertad de religión y de creencias espirituales, de acuerdo con sus cosmovisiones. Asimismo, establece que el Estado es independiente de la religión.
Según un
censo del año 2001 realizado por el Instituto Nacional de Estadística de Bolivia, el 78 por ciento de la población es católica, apostólica y romana. Las denominaciones protestantes representan del 16 al 19 por ciento de la población. El número de católicos es más alto en las áreas urbanas que en las áreas rurales, mientras que la afiliación protestante alcanza su nivel más alto, aproximadamente 20 por ciento, en el campo. Aproximadamente el 2,5 por ciento de la población indicó no tener afiliación religiosa y menos del 0,2 por ciento declaró tener una afiliación con otras confesiones religiosas, incluyendo el islam, los testigos de Jehová, la fe bahai, el judaísmo, el budismo y el sintoísmo. Hay 280 organizaciones religiosas no católicas y más de 200 grupos católicos registrados por el gobierno. Los menonitas, luteranos, adventistas del séptimo día, bautistas, pentecostales, metodistas y varios grupos evangélicos mantienen una presencia activa de misioneros extranjeros. Se estima que los agnósticos y aconfesionales constituyen un porcentaje ínfimo de la población.

Catolicismo
La Iglesia Católica en Bolivia tiene cuatro
Arquidiócesis, siete Diócesis, dos Prelaturas y cinco Vicariatos Apostólicos. Entre los más importantes acontecimientos religiosos de las últimas décadas vale mencionar la visita de Juan Pablo II en 1988 y el nombramiento a cardenal de monseñor Julio Terrazas, arzobispo de Santa Cruz.

Creencias Indígenas

Iglesia colonial de San Cristobal
Entre el 50 y 60 por ciento de la población se identifica como indígena, perteneciendo a los grupos
aimara, en un número estimado en 1.5 millones, quechua, 2.4 millones, guaraní (77.000), chiquitano (63. 000) o a uno de los treinta grupos más pequeños. La población indígena es más alta en las áreas rurales donde la Iglesia Católica Apostólica y Romana formal tiende a ser más débil debido a la falta de recursos y a la resistencia cultural indígena ante los esfuerzos de la iglesia por remplazar las actitudes tradicionales con prácticas y creencias católicas más ortodoxas. Para muchos individuos, la identificación con el catolicismo apostólico y romano ha convivido por siglos con la adherencia a creencias y rituales ancestrales, destacándose el culto a la Pachamama[44] o Madre Tierra, así como al Ekeko, un dios tradicional de la buena suerte, las cosechas y la abundancia en general, cuya fiesta se celebra de manera generalizada el 24 de enero. Algunos líderes indígenas han buscado desechar todas las formas de cristianismo; sin embargo, este esfuerzo no ha conducido a un incremento significativo del número de seguidores de creencias “exclusivamente indígenas.”
El Presidente Evo Morales mediante Decreto Supremo decidio reconocer el festejo del llamado Año Nuevo Aymara que no es otra cosa que el solsticio de invierno celebrado cada 21 de junio, en este Decreto se dispone feriado nacional para este dia. El año Nuevo Aymara o Wilka Kuti (retorno del sol) es el inicio de un nuevo ciclo solar segun las creenecias de los pueblos andinos. Este rito se celebraba en lo que hoy son las ruinas del complejo Tiwanaku, en este acto se congregaba segun investigaciones mucha gente de todo el denominado callejon andino y los demas pisos ecologicos que rodean a la altiplanicie andina.

Otras religiones
Los
mormones están presentes en todo el país; fuentes de la iglesia mormona estiman que el número de sus adherentes en el país sobrepasa las 140.000 personas.
Los
testigos de Jehová están extendidos por todo el país. Cuentan con más de 10.000 ministros activos, aunque a sus servicios religiosos asisten más de 65.000 personas.
La comunidad
judía está extendida en todo el país y ha establecido una sinagoga en La Paz.
Los musulmanes tienen centros culturales que también sirven de mezquitas en
La Paz, Santa Cruz y Cochabamba. Estos centros culturales acogen tanto a musulmanes chiítas como sunitas.
Los inmigrantes
coreanos tienen su propia iglesia en La Paz. La mayoría de los inmigrantes coreanos, chinos y japoneses se han establecido en Santa Cruz de la Sierra, donde hay una universidad, fundada por inmigrantes coreanos de la secta Moon, con vínculos evangélicos y presbiterianos.
Hay también comunidades
budistas y sintoístas, así como una importante comunidad bahai a lo largo de todo el país.
Véase también:
Diócesis de Bolivia

Cultura
Días Festivos Oficiales
Fecha
Motivo
1 de enero
Año Nuevo
Fecha variable "Religiosa" (Semana anterior a la Cuaresma)
Carnaval (2 días)
19 de marzo
Día del Padre
23 de marzo
Día del Mar
12 de abril
Día del Niño
Fecha variable "Religiosa" (Semana Santa)
Viernes Santo
1 de mayo
Día del Trabajo
27 de mayo
Día de la Madre
15 de junio
Corpus Christi
21 de junio
Año Nuevo Aymara
6 de agosto
Aniversario Patrio
2 de noviembre
Día de Todos los Santos
25 de diciembre
Navidad
La cultura boliviana contemporánea es el resultado de la fusión de las culturas incaica e hispánica que ha sabido preservar las tradiciones de sus ancestros en las vestimentas, la lengua y el estilo de vida.
En Bolivia existen alrededor de 40 grupos étnicos, grupos étnicos que en muchos casos conservan sus tradiciones, culturas e idiomas.
Bolivia presenta en todas sus variantes culturales una enorme influencia indígena.

Patrimonio cultural de Bolivia
El "Patrimonio Cultural de Bolivia" esta constituido por todos los bienes culturales intangibles y tangibles, tanto muebles como inmueblres, encontrados o producidos en el territorio boliviano, como producto individual o colectivo, que como testimonio de creación humana material o inmaterial artística, científica, arqueológica, urbanística, documental o técnica que sean susceptibles de una declaración de este carácter.
El Estado Boliviano reconoce la conformación pluricultural, multiétnica y plurilingüe de la Nación, y consagra los principios de la interculturidad, interinstitucionalidad y participación social como pilares de la conservación integrada del Patrimonio Cultural de Bolivia.
El Estado tiene como una de sus más altas funciones, la protección con equidad del patrimonio tangible e intangible de todas las culturas que se desarrollan en territorio nacional y que conforman el Patrimonio Cultural de Bolivia, y promueve el reconocimiento, rescate, recreación, preservación, conservación integrada, acceso y difusión del patrimonio cultural como un derecho de todos los habitantes del país.
Bolivia encierra una enorme riqueza histórica y cultural, que se expresa en una universalmente elogiada importancia turística para los amantes de la naturaleza, la
antropología, la arqueología y la paleontología.

Arquitectura
En el altiplano la arquitectura colonial adquirió diferentes a los de otros virreinatos, en la que predominan edificios e iglesias decoradas con una fuerte presencia de motivos incaicos y de la flora y fauna locales.

Escultura y pintura
Son numerosos los retablos barrocos del periodo colonial, así como pinturas autóctonas de enorme ingenuidad. Destaca el pintor del virreinato Melchor Pérez de Holguín, algunos de los pintores más sobresalientes nacidos a finales del siglo XIX son: Arturo Borda, paisajista y Cecilio Guzmán de Rojas, indigenista. Del siglo XX hay que mencionar a la escultora Marina Núñez del Prado y a los pintores Enrique Arnal y Alfredo Laplaca.

Música
La música se toca durante los festivales y las danzas, contiene fuertes influencias españolas.
Los instrumentos musicales más comunes son :
Zampoñas: siku
Quena
Tarka
Pinkillo
Tambores
Charango
La
Revolución de 1952 fomentó y apoyó el desarrollo de una cultura nacional, principalmente la parte aymara y quechua a través de las capas medias de la sociedad. Se llegó a establecer un Departamento de folclore dentro del Ministerio de Educación.
El despertar de la cultura se reflejó también en la música. En 1965 Edgar "Yayo" Jofré formó un cuarteto llamado
Los Jairas en La Paz. Con el ascenso de la música popular Jofré, junto con Alfredo Dominguez, Ernesto Cavour, Julio Godoy y Gilbert Favre modificaron las formas de la música tradicional, fusionándola con ritmos urbanos y europeos. Posteriormente aparecerán grupos como Wara, Khanata, Paja Brava, Savia Andina y sobre todo Los Kjarkas quienes refinarán esta fusión.también se encuentra a Pan duro (banda) una de las bandas más importantes del país en lo que es la música moderna.
Muy cercanos, aunque por un diferente sendero, grupos y solistas como
Luzmila Carpio, Ruphay y Grupo Aymara desarrollaron giras, ganando atención y reconocimiento internacional. Encontramos también a cantantes como Emma Junaro representante del Canto nuevo (versión boliviana de la Nueva canción de Chile).

Literatura
Escritores como Adela Zamudio, Óscar Alfaro , Franz Tamayo,Ricardo Jaimes Freyreentre otros son bolivianos ya desaparecidos, de renombre internacional.
Dentro del panorama literario contemporáneo se encuentran escritores como Juan Claudio Lechín, Renato Prada Oropeza, Eduardo Mitre, Marcia Mogro, Erika Bruzonic, Wilmer Urrelo, Maximiliano Barrientos, Gaby Vallejo Canedo, Manuel Vargas, entre muchos otros.

Zonas arqueológicas y paleontológicas
Huellas de dinosaurios en Cal Orko, Sucre.
En Bolivia se pueden encontrar alrededor de unos 35.000 sitios arqueológicos. Muchos de los más conservados, por razones climáticas (desiertos y áreas muy secas) o por el tipo de materiales usados (piedra), se encuentran en los Andes, pertenecientes a culturas preincaicas e inca. Sin embargo, en el sector oriental tropical del país (los 2/3 del territorio de Bolivia) son incontables los sitos arqueológicos, con pinturas rupestres, restos de cerámicas y hasta los vestigios de las enormes obras hidráulicas prehispánicas en los llanos de
Moxos y Baures.
La zona arqueológica más importante del país son las
Ruinas de Tiwanaku, en la que se halla la Puerta del Sol, con sus monumentos de observación astronómica y sus técnicas de cultivo, los cuales denotan un avanzado grado de conocimiento, no solo de su medio ambiente sino de las leyes del universo.

Vista del Fuerte de Samaipata y la roca tallada más grande del mundo
El Oriente tropical boliviano fue el centro de una importante civilización precolombina, conocida como
Cultura Hidráulica de las Lomas. Desde más o menos 4000 años a.C. (probablemente antes: el dato actual se basa en las cerámicas datadas) hasta el siglo XIII d.C., la región fue asentamiento de importantes grupos humanos organizados en sociedades pre-estatales (en algunos casos muy centralizados), definidos como cacicazgos, potentados locales. El sistema se basaba, ambiental y económicamente, sobre el uso de específicas características ambientales (uso de plantas acuáticas como fertilizantes y gigantescos sistemas de pesca) y en la construcción de grandes obras hidráulicas que permitían la conexión entre los varios núcleos humanos en cualquiera estación, los cultivos también en la época de inundaciones (por esto la creación de campos de cultivo elevados visibles aun hoy en día desde el aire), de terraplenes, diques, canales y lagunas con función viaria y de pesca.

Templete semisubterráneo de Kalassasaya en Tiwanaku
A la llegada de los españoles, la región ya estaba en plena decadencia desde hacía cerca de tres siglos. De toda forma, queda como uno de los centros de origen y propagación de muchos productos agrícolas de difusión mundial: tabaco, cacahuete o maní, algodón, yuca (Manihot esculenta), camote (Ipomoea batatas).
Otra zona de importancia, patrimonio de la humanidad de la
Unesco, es el centro ceremonial de Samaipata, conocido también como el Fuerte, el más grande petroglifo terrestre construidos por poblaciones amazónicas en épocas remotas. El centro fue ocupado aparentemente pocos años antes de la conquista española por una avanzadilla incaica que ha dejado sobrepuestos a las decoraciones de las culturas amazónicas, algunos de los típicos motivos incaicos. En los alrededores se han descubierto más de 50 edificaciones en una zona de 30 a 40 hectáreas.
También se encuentran en el país caminos prehispánicos, pinturas repestres y las conocidas huellas de dinosaurios de
Toro Toro. Muchos de estos sitios arqueológicos -algunos de antigüedad milenaria- han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Gastronomía
Cuñape o pan de queso
La
cocina boliviana tiene numerosos elementos comunes con la gastronomía de los países vecinos, especialmente el consumo de productos considerados típicamente regionales. Sin embargo, debido a la variedad de zonas climáticas, la cocina boliviana es muy rica y diferenciada según la tradición culinaria de cada región.
En la
gastronomía del altiplano abunda las féculas e hidratos de carbono, por ejemplo: la patata, ingrediente que suele acompañar casi todos los platos, especialmente las patatas deshidratadas llamadas chuño o ch'uñu. En los valles de Cochabamba, Chuquisaca y Tarija, se produce una gran variedad e frutas y vegetales, granos y legumbres. Sin embargo, el producto más importante es el maíz, del cual existen muchas variedades, como el Kulli o maíz morado, el ch'uspillu o el willkaparu. En las tierras bajas o llanos, Pando, Beni y Santa Cruz, la yuca reemplaza a la papa y es más frecuente el uso de hortalizas. Se producte azúcar, plátanos, almendras, frutas tropicales, soja y carne de res.
El plato principal de los llanos es el
locro, una sopa de arroz con charque (ch'arki) o pollo. En esta parte del país, extremadamente húmeda se preserva la repostería de una manera muy ingeniosa: Se deja en el horno al fuego lento hasta que se deshidrata y endurece. Para consumirla, se remoja en el café o en la bebida caliente con la cual se está acompañado.
Entre las comidas más típicas de la gastronomía boliviana, sobresalen el
chairo, un caldo de cordero u oveja con papas, chuño y verduras; La sajta, pollo servido en una salsa de pimientos picantes; el pacumutu, filetes de carne vacuna; el sillp'anchu, carne macerada con huevo encima; el pique macho, carne picada con cebollas; las empanadas de carne y los platos elaborados sobre la base de maíz, como el locro de maíz blanco, los tamales hechos con una base de maíz rellena con una rehogado en grasa de cebolla, ají picante pimentón y carne picada, y la huminta en chala, realizado con choclo (maíz tierno) rallado, azúcar y canela, con una salsa de tomates, morrones y pimentón, envueltos también en chalas (hojas de maíz) y hervidos como los tamales.

Mate de coca
Entre los postres, destacan los pasteles de dulce, el
queso de cabra y el dulce de lacayote. Bebidas típicas están la chicha, el tereré, el mate, el api y el mate de coca, así como bebidas alcohólicas como el singani el licor nacional del país, vinos, chicha y un etc. de diversas bebidas.
La gastronomía boliviana tiene unas profundas raíces étnicas,
europeas y árabes, y transformadas por el mestizaje y los diferentes momentos históricos que el país ha experimentado, la gastronomía boliviana no ha hecho otra cosa que sumar platos, mezclas y preparados a una larga lista que abarcan todas las variedades. En el oriente boliviano se consume mucho el tujuré con leche, elaborado a base de maíz, lejía y leche, se consume caliente o frío.
El
Chipilo, tradicional del departamento del Beni. Se trata de plátano verde cortado en láminas muy delgadas y frito en aceite. Su sabor se asemeja a una galleta salada.

Salteña
El Plato Paceño [45] tiene la particularidad de no tener carne, consta de una porción de habas cocidas, una rodaja de queso criollo frito, una papa con cáscara cocida, un choclo cocido y abundante salsa de picante criollo que se llama llajwa.
El plato tradicional de
Tarija es el Saice el mismo que se prepara con carne molidad de res, papa harinosa, arvejas y se lo acompaña con arroz, fideo y chuño rebosado con queso y huevo, también se lo sirve con ensalada de tomate, lechuga y cebolla.
Entre la llamada comida del oriente me permito destacar la sopa tapada que es un plato típico beniano que básicamente consta de tres capas: una de arroz y otra de un preparado de carne con huevo y plátano con unas aceitunas más o menos como un pastel de fideo.
Asadito colorado[46] es un plato típico de la provincia de Vallegrande; consiste en lo siguiente: está hecho de carne de cerdo, preparada con condimentos, especialmente un colorante rojo por lo cual lleva el nombre, se cuece en la misma manteca que escurre de la carne. Se acompaña con papas cocidas, ají, a veces pan, si se desea.
Las
Qaras a la brasa es un plato típico de la región de los valles, en una zona próxima de los departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca, más propiamente en la provincia de Vallegrande del departamento de Santa Cruz. Contiene mote, papas, chuletas de cerdo, y el cuerrillo de cerdo que está cocido sobre las brasas vivas, es un plato delicioso sobre todo el preparado de la carne y el cuerillo.

Deporte
El fútbol es el deporte más popular de Bolivia. Se practicó por primera vez en 1886 en Oruro, con el Club Oruro Royal. Se destacan varios equipos como el Club Universitario de Sucre de la Capital Constitucional de este país - Sucre, Club San José y Oruro Royal, de Oruro; Club Bolívar y The Strongest, de La Paz; Club Jorge Wilstermann y Club Aurora de Cochabamba, Blooming y Oriente Petrolero de Santa Cruz. Bolivia ha participado en varios campeonatos mundiales, con diverso resultado.
Otros deportes con gran número de seguidores son el vóleibol, básquetbol, montañismo, mountain bike y automovilismo.

video